La Extracomunitaria

D.F.Saludos a todos mis viejos lectores y a todos los nuevos que quieran apuntarse. Quisiera disculparme por todos estos meses de espera, en lo que lo único que me justifica es mi pobre conocimiento de photoshop y el ajuste a una vida nueva y diferente.

Como muchos saben, la Extracomunitaria ya no es tal, ya que después de huir de un país que amaba pero que en estos momentos no era tan cordial con ella,  ha regresado a la ciudad que la vió nacer, crecer, y jurar -agitando un puño en el aire- que nunca más regresaría. Ahora, casi diez años después de mi partida, me he visto forzada a re-conocer esta caótica ciudad, re-descubrirla y también experimentar con mis sentimientos de patriotismo. En el camino estoy aprendiendo que no odio a la Ciudad de México y que más bien me faltaba vivirla un poco más para poder apreciarla. Hasta puedo decir que me gusta vivir aquí.

Como cualquier persona arrogante que no haya vivido en su país por tantos años, me siento con todo el derecho de regresar y criticar a los míos. Pero serán críticas tanto positivas como negativas, divertidas y siniestras, profundas y superficiales, tal y como todo lo que iré encontrando en mi camino.

Espero que se diviertan conmigo y que logre sacarles una sonrisa con mis ensayos patrios. Invito a todo aquél que disfrute su lectura a que me deje un comentario.