El Cht!*

He estado pensando en este post por varios días. Todo porque un día en el metro la señora sentada al lado de mí quiso llamar al tipo que vendía las paletas, y en vez de llamarlo o hacerle alguna seña, abrió la boca, paró la trompa y este ruido salió de entre sus labios: “cht!

Está por de más decir que el vendedor de paletas detectó este ruido por encima de los miles de otros ruidos que habitan ese mundo subterráneo, y se dirigió en línea recta hasta la futura come-paleta.

Personalmente, no soporto que la gente me llame con un cht!, pero noto que es parte de un lenguaje nacional, y su significado ha sido tácitamente acordado por todos los habitantes: “hey tu”.

Es necesaria una paréntesis para aclarar que no hay que caer en el error de confundirlo con “sssssht” que significa “perrrrrro sucio aléjese de aquí antes de que lo patee” (a los perros se les habla de usted, no sé por cual razón). El cht! es mucho más corto, más incisivo y con un sonido más fuerte.

El cht! no sigue reglas de protocolo, ni temporales ni de lugar. Es bueno para cualquier momento. Sirve para que las guapas muchachas que caminan por la calle volteen y así el que come tacos en la esquina pueda verlas de frente, y también para llamar al ser querido que se ha alejado demasiado en el supermercado y así evitarnos la pena de gritar.

Lo que nos lleva a pensar que el cht! es un gesto de inseguridad o bien, de prudencia. Definitivamente es más discreto que un grito al estilo  “MIRA VERÓNICA CASTRO ESTÁ FORMADA DETRÁS DE MI!!!”.

Su paralelo en inglés sería “hey” y, en italiano, “ooh”.  No hay duda que el cht! es el más refinado de todos, pues para quien no esté atento, podría pasar completamente desapercibido y confundirse con cualquier otro sonido no lingüístico. Para ser el receptor de un cht! hay que tener un cierto nivel de concentración o, al menos, de costumbre. Hay padres y madres que así llaman la atención de sus hijos y así éstos crecerán con el enfoque adecuado para recibir al cht cotidiano.

Yo me declaro una ignoradora del cht!; quién sabe cuántas veces me habrán llamado y yo he respondido distraídamente “¡salud!” pensando que habían estornudado con la boca cerrada (gesto que, por cierto, me parece de lo más reprobable y poco natural). Quizá una educación distinta me habría salvado de olvidar la pluma en el banco, de pasar hambres en el metro o perderme a Verónica Castro en el super. Mil gracias mamá.

*por motivos de estética literaria no se han agregado los signos de exclamación completos, como se usa en el español.

Anuncios

6 comentarios

  1. jajaja yo también ignoro por completo el cht! me choca!!! y casi no lo uso, aunque lo odie debe reconocer que seguramente alguna vez lo he usado jajajajaa saludos!!

  2. Me gusta tu comparación con el “hey” y el “ooh”, además de la conclusión a la que llegas: en efecto se necesita una afinación peculiar para el “cht”, pues mucho de su sentido depende del tono, cosa particularmente difícil si tomamos en cuenta que en él no hay vocales. De ahí, creo, gran parte de la sutileza que mencionas y su curiosa precisión. Saludos, mi Val. Siempre un placer leerte.

    • Me encanta que me comentes! Fijate que un amigo me comentó que el famoso “encantador de perros” usa mucho ese ruido para comunicarse con los canes. Entonces él decía que debe de tener un sonido muy particular que es facilmente detectable por el oído. De hecho es un comentario que quería hacer él pero no pudo, jajaja.

  3. Siempre me imaginé esta “expresión” con más haches de por medio, algo así como “chhhhht!”. En general me molesta mucho su uso, porque no me gusta gritar a la gente con la que espero comunicarme. Nada como acercarse y pedir la atención del interlocutor de cualquier otra manera. En fin, que tengo algún tiempo viviendo lejos de México que quizá, en una de esas, hasta lo extrañe. Un gusto haber encontrado tu blog y tu post :-) Saludos desde Barcelona.

    • Gracias por tu comentario, querida Mariana. En efecto el Cht puede tener diferentes intensidades, dependiendo de su función. Aunque te diré una cosa: en ocho años que viví fuera de México, nunca lo extrañé ni tantito. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: